¿EVOLUCIÓN O COMODIDAD?

“¿Esto es como el IKEA? ¿Tienes que hacer todo el recorrido y no puedes atajar?” Esta frase la escuché ayer, visitando una exposición de pintura. Y me habría hecho mucha más gracia si el que la pronunció no fuera mi pareja, acompañándome a regañadientes y haciendo comentarios sobre “cuántos culturetas” había.

Una de las obras que admiran los culturetas

Una de las obras que admiran los culturetas

Cuando nos conocimos, y hasta los primeros años saliendo juntos, me acompañaba de buena gana a muchas exposiciones y museos, incluso mostrando interés por alguna obra y comentando lo que le parecían. Pero conforme aumentaban los años juntos y la confianza, el interés fue desapareciendo y desde hace años intento ir sola a las exposiciones, sabiendo que para él no es nada apetecible.

Hace tiempo le planteé precisamente eso: su cambio de actitud y cómo me había “engañado” al principio, cuando aún tenía que ganar puntos para conquistarme; y su respuesta me dejó sin argumentos: “No te engañaba, no me importa visitar un museo o dos, pero es que en estos años contigo he visto más museos y exposiciones que una persona normal en toda su vida, y ya estoy saturado”.

Puede que tuviera razón. A veces se nos olvida que algo que nos apasiona y nos parece la mar de interesante, a otra persona puede resultarle un tostón. En cualquier caso, me alegro de que mi chico, en vez de quejarse y protestar, opte por tomárselo con humor y utilizar su ingenio. Eso sí, antes de buscar la salida y decirme que me espera fuera.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s