Archivos Mensuales: octubre 2012

SER O NO SER

Hace poco escuché a Michael Hyatt recomendar que, si quieres convertirte en algo, por ejemplo, escritor, te presentes a ti mismo ya como escritor, mientras estás trabajando para conseguirlo. Eso, aunque parezca un detalle insignificante, irá haciendo que en tu interior también te vayas viendo así, y te ayudará a convencerte de que puedes conseguirlo.

Unos días después, leí esta entrada que comentaba algo parecido, en este caso sobre el vestuario y la apariencia en general a la hora de mejorar profesionalmente. La conclusión era básicamente la misma, pero en este caso enfocada hacia cómo te ven los demás: si quieres avanzar hacia puestos de mayor responsabilidad, conviene que transmitas esa responsabilidad y seguridad con tus actos pero, también, con tu aspecto. (Aunque mucho me temo que, en España, esto no funciona exactamente así porque, mucho más que tu responsabilidad, influye el amiguismo, peloteo, falta de rebeldía y capacidad de asumir los marrones y resolverlos sin que salpique a los de arriba).

Mi objetivo para el futuro es trabajar como maestra de primaria, así que, según esto, tal vez debería modificar mi perfil en facebook y poner que soy ya maestra… Tengo bastante asumido que la consecución de este objetivo pasa por que el Gobierno convoque una oposición, para aprobarla con la mejor nota posible y entrar en la lista de personal interino. Pero hay otra opción: que me llamen para cubrir vacantes en centros privados.

Siempre he pensado que esta posibilidad era bastante remota, al no tener contactos y haber tantísima gente con más experiencia y el mismo curriculum. Sin embargo, pensando en las ideas que he puesto al principio, una parte de mí se plantea si igual yo misma no estoy convencida de que me vayan a contratar y, por eso, no lucho lo suficiente para lograrlo. Puede que sea una tontería, pero está claro que si no confío en que algo pueda suceder, no sucederá nunca.

Por tanto, voy a empezar a creerme que sí, que puede que en algún colegio necesiten cubrir una baja y vean mi cv, y me llamen. Porque cumplo con todos los requisitos, y puedo aportar mucho más que la simple formación académica. Y, a partir de aquí, vamos a trabajar para que, si surge la oportunidad, ¡los responsables de los centros tengan mi curriculum bien a mano!.

Anuncios

TOMATINA

¡Qué bonito sería tener un jardín y un huerto donde cultivar mis verduras y hortalizas! Porque cuando pensamos en un huerto particular, nos referimos a plantar, regar de vez en cuando y luego estar meses comiendo los “frutos que la tierra nos concede generosamente”… Nada de pensar en el esfuerzo de agacharse a preparar la tierra y sembrar, abonar, controlar los insectos y enfermedades, regar cuando conviene, volver a machacarte la espalda para la cosecha, y todo el esfuerzo que conlleva un huerto de verdad.

Menos mal que en mi caso, con una terraza en la que sólo caben un par de macetas de 80 cm… no habrá mucha tierra que arar.

 

Hace un par de años, mi intento de huerto ecológico fracasó estrepitosamente, porque combiné ajos y unas plantas aromáticas (¡ya no recuerdo cuáles!), ignorando que son incompatibles porque cada especie atrae unos insectos perjudiciales para la otra, y, tras unos meses de esperanzas, acabó todo muerto cuando ya visualizaba mis tortillas de ajos tiernos.

Es una asignatura pendiente, y quiero retomarla en mi nueva terraza, empezando si es posible con tomates cherry, que parece que le arraigan a todo el mundo… Como la época de siembra es hacia la primavera, cuando ya no haya riesgo de heladas por la noche, tengo unos meses para decidir la variedad concreta (no sé si dentro del cherry hay varios tipos) y hacerme con las semillas. Primero, tendré que plantarlas en los semilleros  (o vasitos de yogur, con una semilla en cada uno), y cuando ya hayan salido las plantitas y se vea que prosperan (unos 5-10 cm) será la siembra en la maceta.

Y, unos meses después, ¡¡a disfrutar de las ensaladas de tomate ricas, ricas!!

EL SÉPTIMO ARTE

Algo que tengo pendiente desde hace años, y no sé si cumpliré, es acabar con mi lista interminable de películas medio “clásicas” que me gustaría ver, pero que por una razón u otra nunca termino viendo.

Voy a intentar escribirlas, a ver si así cuando tenga un rato libre  (o varias horas de viaje por delante), la repaso y voy reduciendo esta lista poco a poco…

A hard day’s night
El padrino (todas)
Una noche en la ópera
Annie hall
El crepúsculo de los dioses (Sunset Bulevard)
Doctor Zhivago
Flashdance
Tiempos modernos
El gran dictador
Sucedió una noche (Frank Capra)
Al este del edén
Rebelde sin causa
Gigante
Con faldas y a lo loco
El verdugo
Cantando bajo la lluvia
De aqui a la eternidad
El hombre que mató a Liberty Valance
Solo ante el peligro
¿Quién teme a Virginia Woolf?
Fresas salvajes
Bailando con lobos
Fiebre del sábado noche
Pulp fiction
Mujeres al borde de un ataque de nervios
El último mohicano
La dama de hierro
Único testigo

.

También quiero ver A dos metros bajo tierra y Los Soprano, no sé si será mucho pedir….

CORRIENDO SIN MIRAR ATRÁS

Nunca pensé que una de mis tareas pendientes sería entrenar para una carrera. Una carrera de verdad: 5 kilómetros dejándote el aliento hasta llegar a ese maravilloso lugar en el que pone “META”.
Al margen de algunas salidas esporádicas a correr por el parque junto a casa, mi relación con el running siempre había sido de indiferencia recíproca. Y si me hubieran dicho hace cuatro meses que madrugaría para bajar a correr, o que podría hacer casi 7 km seguidos, me habría dado un ataque de risa.
Pero la verdad es que, después del ahogo inicial, me gusta bastante correr. Sigo terminando rojísima y con unas pulsaciones dignas de un ataque al corazón, pero la sensación de satisfacción es impagable. No sé si será sólo una cuestión hormonal, o el subidón de endorfinas, pero hasta me veo más guapa un par de horas después de correr.

Hoy he participado por primera vez en una carrera. A pesar de que era una carrera popular y de sólo 5 km, nada profesional, estaba muy nerviosa y con miedo a no poder acabarla, o terminar la última. Pero afortunadamente no han pasado ninguna de las dos cosas: he acabado en menos tiempo de que creía, hacia la mitad de la clasificación, con buen ritmo e incluso con la sensación de que podría haber aguantado algo más.

Lo mejor de la carrera, además del orgullo de haberla completado y, sobre todo, de que mi chico la haya completado aún más rápido que yo, ha sido ver cómo hay gente que acude a ver la carrera y te va animando cuando pasas a su lado, sin conocerte de nada pero empujándote, aplaudiendo y diciéndote que ya queda poco para conseguirlo. Se agradece, y mucho. De hecho, creo que si me entero de alguna carrera, y no participo, iré a animar yo también.

Soy consciente de que ha sido una carrerilla de nada, no tiene un gran mérito. Pero esto ha sido sólo el comienzo… Gente que participó aquí hace un año, hoy corría en la prueba para especialistas con el doble de kilómetros. El año que viene, ¡¡correremos con ellos!!

(Foto: Noferet)

REDECORA TU VIDA

Decorar es divertido. A mucha gente le gusta y hay cientos de webs y blogs de decoración, con miles de ideas y ejemplos que pueden inspirarte para tu casa. Sin embargo, la diversión se acaba cuando “tienes” que decorar tu nuevo piso, con un espacio reducido, un presupuesto bastante limitado y otra personita con gustos propios que no tienen por qué coincidir con los tuyos.

Gracias a Pinterest estoy viendo algunas imágenes para la entrada del piso que reflejan más o menos lo que me gustaría poner: una mesa bonita de madera, no muy grande, sobre la que dejar las llaves y algunas flores, y un espejo para echarte el último vistazo antes de salir.

Source: littleemmaenglishhome.blogspot.co.uk via Caroline on Pinterest

Source: google.co.cr via Amy on Pinterest

 

Sencillo y nada recargado, pero con objetos bonitos que tengan algo especial. Al fin y al cabo, va a ser lo primero que veamos al llegar a casa (bueno, justo después del manifiesto de Holstee).

SIEMPRE DE FRENTE

No me gusta escuchar mi voz en grabaciones. No me reconozco, y tengo la impresión de hablar como una niña pija con voz aguda y desagradable (confío en que el resto de la gente no opine igual, ya que no tengo intención de callarme y comunicarme sólo por gestos).

El problema es que con las imágenes me sucede lo mismo, o peor. No me gusta verme en vídeo, y lo evito siempre que puedo, pero hace un par de días me vi en una grabación (¡por la tv! ¡horror!) y me asustó comprobar que apenas me reconocí. Quiero decir, sabía que era yo, no estoy tan trastornada (de momento), pero me veía y me costaba asociar esa cara con la imagen mental que tengo de mí misma.

Creo que puede deberse a que en casi todas las fotos mías que tengo salgo de frente, normalmente sonriendo (hay que amortizar el sufrimiento adolescente de la ortodoncia), y no estoy habituada a verme de perfil (¡¿en qué momento mi naricita se convirtió en “eso”?!) ni en movimiento con gestos raros.

Sé que esto es una tremenda tontería, no me quita el sueño; pero no sé si es algo común, o si es una cuestión de autoestima y hay personas que siempre se van a reconocer porque siempre se ven estupendas. Por el momento, me daré por satisfecha si el trauma de haberme visto me sirve para recordar llevar la espalda recta.